Terence Blanchard

 

Poncho Sánchez y Terence Blanchard se visten de Chano Pozo y Dizzy Gillespie en un esperadísimo nuevo álbum de Concord, próximo a salir.

Imagen ©: Jenny Bagert

Hoy, transcurridas más de seis décadas después de aquello, parece increíble, pero la relación musical entre Dizzy Gillespie y Chano Pozo duró apenas año y medio. Mario Bauzá los presentó a mediados de 1947 en el apartamento de Gillespie en Nueva York, debutaron en el Downbeat Club un poco más tarde y alcanzaron la cumbre de lo que se conocería tiempo después como jazz latino la noche del 29 de septiembre en el Carnegie Hall.

En diciembre del 48 Pozo fue asesinado, pero lo que hicieron ha quedado grabado como referencia y punto de inflexión para la historia del jazz, para el tratamiento del sonido latino en Nueva York y para engrandecer la leyenda de dos genios absolutos de la música.

El 27 de septiembre de 2011 la división Picante de Concord Records lanza el álbum Poncho Sánchez and Terence Blanchard = Chano y Dizzy!, el cual está conformado por once temas suficientemente conocidos de la mítica pareja más algunas canciones nuevas. Entre estos están Tin Tin Deo, Manteca, Guachi Guaro, Groovin' High, Con Alma o Ariñañara, y el resultado está muy bien a pesar de la responsabilidad. "El truco está en la diversión, pues para hacer realmente un homenaje tenemos que divertirnos tocando esa música", dice Blanchard, responsable del papel de Gillespie en el álbum que tendrá su momento estelar el 6 de noviembre en el Berklee Performance Center de Boston con el concierto Cubano Be! Cubano Bop! A Tribute to Chano Pozo and Dizzy Gillespie.

La claridad expresiva de Blanchard se ha incrustado en el trío de vientos de la banda de Sánchez: Rob Hardt en el saxo, Ron Blake en la trompeta y Francisco Torres (arreglista estrella de la obra) en el trombón. Es la posición más cómoda para Blanchard, que es a todas luces el que menos conoce de jazz latino de los dos. Sánchez, que hace el papel de Pozo y es famoso por la fuerza de sus golpes en la conga, es uno de los símbolos modernos de la expresión, gracias a su peculiar manera de unir en jazz el estilo de Cal Tjader, las sonoridades chicanas, el soul y el mambo.

Con una carrera a mitad de camino entre el jazz moderno y las bandas sonoras, Blanchard dice que ha aprendido mucho de toda esta experiencia porque Sánchez es el maestro ideal. Y es que el conguero chicano es un experto en tener invitados de primer nivel: Justo Almario tocó en Papa Gato, Tito Puente en Chile con Soul, Freddie Hubbard en Cambios, Rubén Estrada en Soul Sauce, Mongo Santamaría en Conga Blue, Dianne Reeves cantó en Afrocuban Fantasy, Chick Corea tocó en Latin Spirits, Ray Charles en Out of Sight!, Hugh Masekela en Do It!, Maceo Parker en Raise Your Hand y Arturo Sandoval en Psychedelic Blues, entre otros. Incluso el propio Blanchard tocó un tema en el álbum Soul of the Conga del año 2000. Pero el Blanchard del 2011 es mucho mejor. Le sienta bien el papel de Dizzy.

José Arteaga.

Poncho Sanchez & Terence Blanchard = Chano y Dizzy