Por José Arteaga para Sabrosura.

Saúl Álvarez, fundador de la tienda de discos Musiteca, falleció en Bogotá debido a un paro cardíaco. Pionero de la venta de discos en Colombia, fundó Musiteca en 1980 en la calle 19 de Bogotá entre carreras séptima y octava.

Se trataba de una caseta ubicada en la mitad de un mar de casetas dedicadas a lo mismo: a vender acetatos nuevos, usados, nacionales y de importación. Saúl Álvarez se especializó en esto último: en los discos de importación alejados de la escena comercial tradicional. Viajero incansable, rápidamente creó una clientela fiel a golpe de rock progresivo, ambient, glam, latin jazz, rhythm & blues, y soul. Y aunque también manejó salsa a borbotones, su otro punto de diferencia con sus colegas fue la diversidad que manejaba, además de la manera como personalizó sus ventas, creando una especie de club de amigos en torno a la música. Como bien reseñó Gustavo Gómez, “para todos los que nos tocó volvernos adultos en los 80’s y 90’s, Saúl era aquel que cumplía la función del Internet hoy en día”. Cuando las casetas fueron recogidas por la alcaldía, Saúl abrió dos locales, uno en el norte y otro en el segundo piso del centro comercial Omni 19. El del norte no acabó de funcionar, por lo que decidió volver al centro, cogiendo un local vecino y quedándose para siempre en ese punto donde la gente lo ubicaba subiendo las graditas de la esquina. Sus hermanos también se han dedicado a la música.