Toda ciudad en el mundo que se respete tiene buenos sitios de salsa. La salsa es un fenómeno urbano. Es una música que seduce y hace bailar, que le gusta a los refinados y enloquece a los frenéticos. La salsa nació en Cuba y en el Caribe, navegó por todos los mares, se universalizó en Nueva York y se instaló en Europa. Hoy en día hay más salsa que pescao.

 CARTAGENA: UN TRES ESQUINAS MIRANDO LAS MURALLAS.

El clásico del centro es Quiebracanto, al lado del Hotel Monterrey, a un costado del Parque del Centenario. Tiene un balcón espléndido con mesitas, con vista al camellón de los Mártires y con fondo de la Torre del Reloj. Un tres esquinas con hielo, con la noche cartagenera encima, una mujer y todo el Caribe al frente es casi como una escena de Guillermo Cabrera Infante.

Es el sitio de la salsa por excelencia en Cartagena desde hace muchos años, lugar infaltable para todos los visitantes del festival de cine. Por esos días, en el comienzo de marzo, la farándula del cine y la televisión son visitantes infaltables a este lugar. En fines de semana se llena tanto que es imposible bailar o moverse de un lado a otro. Te cobran un cover no muy alto sobre el cual puedes consumir. Frecuentado por la bacanería policlasista de la ciudad, que se ha desplazado hacia Areito, muy cerca, en la Calle Larga, al lado del centro comercial Getsemaní. Buena música pero muy encerrado y sin ventanas.

Después de Quiebracanto existe otra alternativa: "Picos" o "Safari", por los lados de la iglesia María Auxiliadora, en la avenida Pedro de Heredia. Basta decirle el nombre al taxista, en esta ciudad nadie entiende por nomenclaturas. Tiene un patio maravilloso, agreste, con pista improvisada en la que a veces "los hombres bailan solos." y una galería de retratos de los clásicos y duros de la salsa que han sido y son. Los cachacos no van allá porque no lo conocen pero es el que mejor música tiene.

Quiebracanto, al lado del hotel Monterrey.

CALI: CHANGÓ EN JUANCHITO Y ZAPEROCO EN EL NORTE

Changó, con Agapito, es el bailadero tradicional de Juanchito, la cuna de la salsa en Colombia, que se convirtió en una cómoda y amplia discoteca, la mejor de Suramérica, donde se presentan orquestas nacionales e internacionales, cada ocho días. En los años setenta, El Abuelo Pachanguero conmocionó la rumba frente al río Cauca inmenso que se desnuda con desparpajo al amanecer. Juanchito es el lugar de los caleños auténticos, que no le fallan al paseo dominical, donde los viejos rumberos distinguen un guaguancó de una rumba, donde el mambo es con la caída de la hoja y la pachanga es la fiesta eterna.

Juanchito fue y será siempre la alternativa la salsa verdadera, para los que no renuncian a ese pasado negro que rodea la historia de Cali. Aquí va la gente que tira paso de verdad. Es la esencia de la salsa, es el origen de la rumba, donde todos tienen que llegar.

Así lo canta el grupo Niche: Del puente para allá/Es Juanchito,/del puente para acá/está Cali.../Donde mi negra sabrosa/la pongo a bailar,/la pongo a gozar,/ la pongo a guarachear...

Changó, Juanchito vía Cavasa. Teléfono 6629708

Zaperoco es el refugio de la salsa en el norte de Cali donde no hay concesiones ni para el merengue ni para el vallenato. Salsa desde Richie Ray, pasando por Héctor Lavoe y Rubén Blades, los hermanos Lebrón, La Selecta, y la música cubana de hoy en día, Van Van y NG la Banda. Empezó con una barra y una pequeña pista, ahora tiene dos pistas y dos barras.

Zaperoco es un cruce de generaciones, una que alcanzó a conocer los momentos gloriosos de los ochenta y otros que simplemente la evocan. Es el encuentro de hombres que van a la rumba y mujeres que descubren la noche. Es la cita infaltable de los viernes, es el cuerpo de una adolescente que se contorsiona con Sandungera, es un bombón de chocolate, o la posibilidad de ver a una caleña meneando su belleza.

En la barra facilitan los timbales, las claves y las maracas para que se forme una orquesta improvisada, a veces integrada por músicos como Hugo Candelario, del grupo Bahía, y cantantes como Yury Buenaventura, que cuando no está en París se mantiene en Cali y aparece una noche cualquiera en Zaperoco y le regala a su gente, a capela, una canción.

Zaperoco, Avenida 5ª Norte No 16N-40, Teléfono: 6612040

BOGOTÁ: SALOMÉ PAGANA

Bogotá, como las grandes capitales del mundo, tiene salsa por todos los sectores de la ciudad. Este horizonte lo abrió el Goce Pagano del centro, Quiebracanto y la muy antigua Casa Colombia.

Después, César Pagano, un sociólogo que escribe de música, fundó Salomé Pagana en la Zona Rosa, para dar cabida a los puristas de estos géneros con “criterio”, como lo aclara su promotor. Es un sitio chic donde se reúnen ejecutivos iconoclastas, pasando por jóvenes bailadores y artistas en son de frenesí. Como incentivo se ofrecen picadas de maní y frutas.

Salomé Pagana desarrolla una programación semanal que empieza los lunes con vídeos de colección, martes de Amarte, miércoles de música colombiana, jueves de rumba desaforada y viernes y sábados con programaciones especiales o bien presentaciones de orquestas en vivo.

Otras alternativas tienen fuerza como Quiebracanto, en la calle 17 con carrera 5ª, con unos miércoles fantásticos, sin dejar de lado el Goce Pagano, cercano a la Universidad de los Andes, y uno más reciente llamado El Antifaz, en Chapinero, con un público de universitarios, sedientos de rumba.

Salomé Pagana, Carrera 14 A No 82-16

RUMBANTANA: FARO SALSERO EN MEDELLÍN

En la tierra de Fruko y sus Tesos, pionero de las orquestas de salsa en Colombia, quien hizo inmortal “A la memoria del muerto”, interpretado por Piper “Pimienta” Díaz, donde Alfredo de la Fé, uno de los mejores violinistas del mundo en su género, hizo camino como fundador de Radio Latina y donde hace poco los históricos Richie Ray y Bobby Cruz grabaron su última producción acompañados por la orquesta Galé, está cumpliendo diez años Rumbantana, fundada por el sanandresano Sergio Santana, quien siempre ha construido un sitio diferente, con una música que no se rige por los parámetros comerciales, apegándose al son cubano, al jazz latino y la salsa clásica y la música del Caribe.

A propósito, Sergio Santana ha dicho que “Rumbantana es un sitio alterno para la bohemia de Medellín, donde hemos tratado de reivindicar la salsa tradicional, el son cubano, el songo y la timba, los sonidos africanos y ciertas sonoridades del regaee y el nuevo flamenco”.

Más allá de la rumba, Rumbantana ha sido el espacio para recitales de poesía, para respaldar la edición de libros biográficos sobre estrellas de salsa y, desde el 2002, se publica el boletín Rumbantanero, con información precisa de la salsa, enviándose a los amigos por la web.

Pero si quiere una alternativa más salsera no se debe descartar el Tibiri, ubicado en la setenta.

Rumbatana, San Juan No 74-80, Teléfono 4125152

LA TROJA DE BARRANQUILLA: LOS HOMBRES SE RETAN A BAILAR

Barranquilla es la ciudad de Nelson Pinedo, el eximio cantante de la Sonora Matancera, de Esthercita Forero y, naturalmente, de Joe Arroyo, uno de los mejores cantantes en la historia de la música popular colombiana.

La Troja está ubicado frente al estadio Rogelio Martínez, y lo distingue una terraza magnífica. Además de la salsa dura, propia de una ciudad con tradición, por donde entraron los ritmos del Caribe, el sitio se caracteriza porque los hombres se retan a bailar, expresión propia tradicional de los costeños, que le dan significación a la coreografía masculina, donde el protagonista del baile es el hombre. Es un lugar de encuentro para toda clase de personas, pero La Troja acoge a los universitarios, los obreros y los camajanes.

Hay otras alternativas como “Charanga 79”, donde hay aire acondicionado, en las paredes hay excelentes afiches de músicos, y la barra es muy chévere. Está ubicado por el Alto Prado, donde se pueden ver las barranquilleras espectaculares. Dentro de este estilo también se puede mencionar a Bongó (Carrera 50 con calle 79). Por aquí se aparecen algunos músicos como Chelito de Castro.

Carrera 44 con Calle 74.

Mis agradecimientos para Oscar Collazos, Sandro Romero, Rafael Bassi.

calle 44 (san juan) # 74 - 80 teléfono 412 51 52 medellín, colombia Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Sergio Santana recibe las opiniones, quejas, sugerencias y correcciones de los rumbantaneros, de miércoles a sábado desde las 18 horas hasta las 21 horas en RUMBANTANA Son y Salsa, en el teléfono (4) 412 51 52, y por correo electrónico, en la dirección escrita arriba.
®2006 Rumbantana TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Este documento es propiedad de Rumbantana – Son y Salsa, Medellín, Colombia. Está prohibido: Usar esta información para propósitos ajenos a los de Rumbantana, divulgar esta información a personas externas, reproducir total o parcialmente este documento. La compañía no asume responsabilidad sobre información, opiniones o criterios contenidos en este mail que no este relacionada con negocios oficiales de Rumbantana.