Este artículo es una adaptación del trabajo "Arvito: The Harvey Averne Story – The Interview – Part 1"

THE INTERVIEW – August, 2008 – April, 2009: Conversations Between CHICO ALVAREZ PERAZA and HARVEY AVERNE" publicado en el portal LJN LATIN JAZZ NETWORK, en (https://latinjazznet.com/featured/harvey-averne-interview-1/), en el cual Chico Álvarez Peraza entrevista a Harvey Averne, conocido en alguna etapa de su vida artística como Arvito.

Harvey Averne nació en 1936 en Brooklyn, de origen judío europeo y en medio de una modesta familia. Su padre era originario de Georgia, Unión Soviética, y había llegado a New York a la edad de 10 años. Su madre era de ascendencia polaca. A la edad de nueve años empezó un curso de violín, pero pronto se cambió al acordeón, y desde los 12 años actuó profesionalmente. Durante sus años de escuela secundaria trabajó en el Boulevard Night Club en Queens Boulevard en Rego Park, New York e incluso después de su grado en el Thomas Jefferson High.

Al iniciar esta entrevista se hace esta aclaración:

"A continuación se muestra la versión sin editar de mi entrevista con el ganador del Grammy Harvey Averne, músico, líder de banda, productor de discos y fundador de Coco Records. Debido a que era demasiado extenso para imprimir en su totalidad en la edición de abril de LATIN BEAT MAGAZINE, lo estoy reeditando para los lectores de latinjazznet.com, con algunas preguntas adicionales relacionadas con el jazz latino en general, y con el generoso permiso de RUDY MANGUAL, editor y editor de dicha revista.- CHICO ALVAREZ PERAZA"

Harvey Averne nació en 1936 en Brooklyn, de origen judío europeo y en medio de una modesta familia. Su padre era originario de Georgia, Unión Soviética, y había llegado a New York a la edad de 10 años. Su madre era de ascendencia polaca. A la edad de nueve años empezó un curso de violín, pero pronto se cambió al acordeón, y desde los 12 años actuó profesionalmente. Durante sus años de escuela secundaria trabajó en el Boulevard Night Club en Queens Boulevard en Rego Park, New York, e incluso después de su grado en el Thomas Jefferson High.

En dicha época trabajó junto a estrellas tan conocidas como Don Rickles, Jerry Vale, Harry Belafonte, Tony Bennett, Sarah Vaughn, Al Hibbler, The Platter, Four Ases y los Mills Brothers. Pensando en ello, también hubo algunos artistas que tocaron en "The Boulevard", como Teddy Randazzo y The Chuckles, The Diamonds, Sally Blair y Della Reese. Trabajó en la zona de Catskill Mountains, una región geográfica al suroriente del estado de New York, que fue refugio para artistas, músicos y escritores especialmente, alrededor de los pueblos de Woodstock y Phoenicia cerca de la ciudad de New York, especialmente el Hotel Brickman's en South Fallsburg, que no estaba demasiado lejos de The Pines, el hotel donde Joe Cuba era escuchado dirigiendo su sexteto y conocido por el famoso tema Mambo of the Pines, (compuesto por Nick Jiménez y el que después se denominó Mambo of the Times, su nombre comercial).

El área se conocía entonces con el nombre de Borscht Belt o "cinturón judío", en Catskills (NY), un grupo de hoteles, colonias, y campamentos de verano, que durante los años 40 y hasta los 60 era frecuentada por judíos de clase media alta residentes en Nueva York. Esta zona fue conocida también como los "Alpes judíos". A partir de los cambios que convulsionaron los años 60, como el de la "Contracultura de los 60" esta zona fue decayendo como destino turístico y cultural al disminuir la segregación racial en el área metropolitana de New York.

Aunque la mayoría de los repertorios musicales del circuito hotelero de Catskills eran netamente americanos, muchas bandas latinas tocaban en el Borscht Belt como fueron las de Larry Harlow, Joe Cuba y Randy Carlos, y en los 50 se invitaban bandas cubanas tales como la Orquesta Aragón y la de José Fajardo. Otras grandes orquestas que tocaron allí fueron las de Tito Puente, Machito y la Sonora Matancera con Celia Cruz. El Raleigh Hotel en South Fallsburg era el punto caliente y Marty Arrett (conocido por ser el maestro de ceremonias del Corso) tenía el estudio de baile allí. Cada hotel tenía sus propios instructores que enseñaron a los judíos bailes como el cha-cha-chá y el mambo junto a las bandas La Playa Sextet, La Plata Sextet y La Perfecta de Eddie Palmieri.

Fue en este ambiente musical en el que Arvito (Harvey Averne) descubrió el gusto por la música cubana, aunado al hecho de que su padre cantaba algunas canciones en español ("Quiéreme Mucho", "Aquellos Ojos Verdes", "Bésame Mucho", etc.) ya que trabajó operando una máquina junto a puertorriqueños en una fábrica de cinturones para mujeres y allí prendió varios boleros.  Cuenta Harvey que en un toque de verano en el hotel Jockey Country Club en Ellenville para el año 1951, escuchó accidentalmente a uno de los trabajadores de la cocina, que lavaba vajillas, tocar una guitarra mientras cantaba "Me lo dijo Adela" y " Dónde estabas tú",  enamorándose inmediatamente de su singular síncopa. Habló con el dueño del hotel para que permitiera al empleado de las vajillas tocar con él esas dos canciones durante algunas  noches. Fueron un éxito total, Pedro en la guitarra y Harvey con el acordeón.  Después de eso, trabajó en el Hotel Nevele, también en Ellenville,  para el año de 1956,  y luego en casi cada uno de los hoteles de Catskills. Fue así como la música cubana llegó a su vida. De Pedro nunca más volvió a saber, pero para Harvey fue alguien que marcó su vida. El último hotel donde la banda de Arvito tocó fue el  Laurels Country Club , en 1961, donde los Lecuona Cuban Boys habían trabajado por años y también donde uno de los mejores pianistas, Charles Fox, que venía de París y tocó junto a la banda de Arvito, conoció a su hermosa esposa Joan, una de las más bellas historias de amor en New York.

 

En el año 1955, Averne conoció al DJ Dick  Sugar, con quien promovía bailes todos los domingos por la tarde en "The Manor" en Bayside, Queens.  Su grupo preferido era La Plata Sextet, quienes competían en New York con el sexteto de Joe Cuba como el mejor grupo de formato pequeño.  A estas dos agrupaciones se une la de Tito Puente como inspiradoras de su gusto musical.  Su primer grupo latino estaba conformado por siete músicos, donde Harvey tocaba el vibes, en esta banda tocó un tiempo Larry Harlow, a quien despidió por no seguir recomendaciones.  

Como a todo el mundo, su abuela le tenía un sobrenombre: "Harvito" (con H),  nombre que para el dueño del Brickmans Hotel no sonaba demasiado latino,  así que en el anuncio de su primera banda, de la sección de resorts del New York Post, lo hizo publicar sin la H, quedando bautizado de tal manera como Arvito,  so pena de ser despedido de los toques del hotel si no lo aceptaba. Dick "Ricardo" Sugar se convirtió en su manager y fue la primera agrupación en firmar con "Alpha Artists", la agencia de José Curbelo. En 1957 los llevaron al Palladium Ballroom.

La primera vez que apareció en un cartel frente a Tito Puente, entró en pánico ya que ellos principalmente tocaban covers de Tito Puente, aunque Joe Greenwald había escrito algunas piezas originales para la Banda de Arvito. La Banda hacía de telonera de Tito Puente y La Playa Sextet. Y como Harlow ya interpretaba arreglos de canciones de Averne, nota por nota,  Averne se sentía en discordancia ya que además era un vibrafonista y debía tocar antes de Puente, un excelente intérprete de dicho instrumento,  se acercó al famoso músico y le contó la situación, a lo que Puente respondió:
"–No te preocupes, chico, tengo muchos números, solo dime qué estás tocando esta noche, y no los repetiré ".
A partir de ese día se convirtió en su amigo y mentor. Después del verano de 1961 tocaron en varios clubes de playa en Long Island, principalmente en Long Beach y Lido Beach, clubes como Malibu, Sands, Shelbourne y Tropicana. Eran una pequeña banda candente, que actuaba con todos los mejores grupos latinos de la su época, y sin haber grabado nunca un solo disco.

Para la época del 1965 o 1966, Averne frecuentaba clubes de jazz en New York para escuchar a músicos como Thelonious Monk, Horace Silver, Art Farmer, Art Blakey, Gerry Mulligan, Miles Davis, Dizzy Gillespie, Chet Baker, Stan Getz, Dave Brubeck y John Coltrane; así que definitivamente sí había una influencia de jazz en su música. También Harvey Averne se declara admirador absoluto de Tito Rodríguez, tanto en lo vocal como en las producciones cercanas al latin jazz, como es el caso del tema grabado en el Palladium "El mundo de las locas", la cual es para Arvito, su favorito instrumental de todos los tiempos.

Chico Álvarez Peraza, quien entrevistó a Arvito para el resultado de este escrito, piensa que muchas veces los músicos entran en su pequeño y propio universo cuando improvisan, olvidándose un poco del mundo que los rodea. El músico está en su propio espacio y tiempo, los intérpretes solistas a veces creen tener una mejor idea de una canción ya existente y subconscientemente están pensando en mejorarla de alguna manera, olvidando al aficionado que ama la canción como estaba destinada a ser. Harvey sostiene al respecto, que un músico que intente mejorar una canción de otro músico, en realidad podría restarle belleza en lugar de mejorarla. Al respecto, Averne apunta que también quisiera que los músicos se olvidaran de todo el caos poli-estilístico que impregna el free-form jazz. Los músicos deben proceder con precaución cuando construyen música, y deben mantenerla elegante. En realidad, "sabrosa" es una palabra mejor. Anota, para finalizar, que  los músicos deberían tener mucho cuidado de no llevar al resto de la audiencia esa carrera salvaje que representan las improvisaciones  alejadas de la pieza original.

El lugar favorito de Averne para escuchar jazz en New york, era un pequeño club en East Village, en la calle 8, a la derecha, donde se fusionó en St. Marks Place, un lugar con bancos de madera de iglesia, llamado Five Spot , y en donde tocaba Thelonious Monk para el año 1957. Otros sitios donde Averne escuchaba buen jazz eran The Village Gate, Birdland, The Village Vanguard y Basin St. Esto, sumado a los músicos latinos, hizo que Arvito escuchara bastante de los dos mundos, el latino y el norteamericano. El mambo y el cha-cha-chá, que florecieron en New York junto al jazz en lugares como el Palladium y el Birdland.

Cuando tocaban en Cotton Club  o algún sitio de Harlem, había bailarines de raza negra que gustaban de temas como el "Caravan", pero desde la perspectiva de Arvito, ellos gustaban más del rythms´n´blues , y luego con la música soul, que estaban más cerca de sus raíces sureñas. Por otro lado, los blancos se sentían más cercanos a los ritmos latinos quizá porque estos se parecían más  a la generación swing que los adultos bailaban. Los bailes cubanos, por citar un ejemplo, eran muy exóticos, y a la mayoría de las mujeres anglo-americanas les gustaba bailar esos estilos. Con el mambo podían vestirse y lucir sexy como Ava Gardner y sentirse como Chita Rivera en West Side Story. Por supuesto, hubo algunos grandes bailarines negros que frecuentaban el Palladium, pero no lo hicieron tanto por las influencias orquestadas del jazz o los solistas de jazz invitados.  

Llega el Soul y el Rock´n´Roll

A mediados de los años 60 que estuvieron en boga músicos como Mongo Santamaría y Cal Tjader, cada uno con sus estilos muy distinguibles, llevando sus éxitos desde Estados Unidos a Europa y Japón,  de repente se empezó  a escucharlos haciendo cosas más orientadas a la danza y con material un poco más ceñido a objetivos comerciales como lo eran  el boogaloo y el estilo Soul de Memphis (Como puede ser Mason  Bruffner y Booker T. Laury, más cercanos al blues y el rock´n´roll 1 ) y es por ello que estos artistas tenían sus audiencias en oyentes para quienes la danza era muy importante. Por otro lado, hubo agrupaciones musicales para las que el jazz no fue tan influyente, como las de Johnny Pacheco, José Fajardo, la Orquesta Broadway y tantas otras para las cuales era más importante el sonido netamente cubano.

Con la influencia del rock´n´roll  de finales de los años 60, el ambiente cambió, por ejemplo con el baile de contacto, el cual llevaba en la escena neoyorquina 30 años, desde ese momento la gente bailaba por sí misma aunque estuvieran en pareja, eliminando esa sensualidad caribeña del baile del mambo y el cha-cha-cha o la pachanga. Los hijos de latinos e inmigrantes de otras razas, fueron hipnotizados de la noche a la mañana por esa última forma de cultura pop estadounidense de Elvys Presley, y pronto empezaron a fusionarse estas dos maneras de pensamiento y cultura, destruyendo de alguna manera a la música latina como se conocía hasta ese momento.

Averne se lamenta, al igual que otros músicos de la época, de que para aguantar la nueva ola debieron abandonar un poco las raíces latinas de su música y tocar boogaloos,  y soul y debieron experimentar con influencias del rock and roll; esto también significó cambios de tipo financiero  y muchos de los músicos no estaban preparados para es variación. Aunque Chico Álvarez piensa que si no hubiese sido por el rock´n´roll no hubiesen sido escritos éxitos de Héctor Rivera como "At the party" o "Bang Bang" de Joe Cuba , que son estilizados con la onda del soul y el rock´n´roll . Haverne aclara, sin embargo, que al empezar su sello disquero nunca grabó esos estilos. Otro cambio que proporcionó este auge de la influencia del rock´n´roll  es el hecho de que músicos que no gustaban de estos cambios se aferraron al sentido estrictamente latino de su música y dejaron de un lado ese fraseo facilista que podían aprenderse los angloamericanos, para empezar a contar historias más detalladas las líricas de las canciones. ¡El idioma español se estaba haciendo cargo de la música!, Y se empezó a tener un público auténticamente latino para el cual esta música  había sido creada.

 

En la costa occidental de los Estados Unidos, donde habitaban más inmigrantes mexicanos y la música denominada salsa era muy exitosa, la música de estas nuevas tenencias fue muy bien recibida: Joe Bataan "Gypsy Woman" / "Subway Joe", Harvey Averne "Accept Me" / "My Dream" o Ralphy Pagan "I Want To Make It With You". Sin embargo, piensa Harvey A. ,  que en la costa oeste no hubo ese picante del son montuno y clave que sí existió en new York, aunque con excepciones como las de Eddie Cano, René Touzet e incluso Cal Tjader que estaban haciendo muy buen jazz latino. Al respecto, piensa Chico A, que pronto se desvanecieron esos intentos para ser reemplazados por los sonidos de Santana, El Malo, Azteca y Chicano, hecho similar al que sucedía en New York con el movimiento latino, que fue relevado por la onda rockera.

New York pasó por su propia onda de rock latino, con representante como Barrio Band de Harvey A , Toro y Seguida, aunque un poco más conectados inconscientemente a lo latino que las bandas de la costa oeste (Los Ángeles), más fieles a las raíces. Otra gran diferencia es que en la costa oeste no habían las emisoras de radio fuertes que difundieran la música latina, ni los sellos disqueros que sí hubo en New York como Tico, Coco, Combo, Seeco, Fania, etc.  En la radio ,  hubo personalidades de la talla de Dick Ricardo Sugar, Symphony Sid, Joe Gaines, Felipe Luciano y Roger Dawson (especialmente en idioma inglés) en los años 60 y  se sumaron en los años 70  Polito Vega y Paco Navarro, programadores que tenían audiencia las 24 horas del día en idioma español. Harvey conoció en Los Ángeles a Bill Marín, un joven promotor que los llevó a tocar varias veces en el sur de California, en sitios marginales donde vivían los de la clase obrera más pobre. Bill fue promotor también de Ralphy Pagan, quién lo llevó al Hollywood Palladium, un inmenso lugar de baile y conciertos para 5000 personas en Hollywood, California.

Hasta aquí esta parte de la entrevista a Harvey realizada en Latin Jazz Network. Se anuncia la culminación en otro apartado el cual ya estamos adaptando y en el que se habla de su relación musical y comercial con Eddie Palmieri  para el Sello Coco Records, y de su historia personal con el sello.

En Fania.com aparece esta introducción a su biografía:


"Hay tanto en la historia de Harvey Averne y su carrera en la música, que sólo un libro - y espero que él escriba su autobiografía uno de estos días - podría hacerlo justicia.

El verano de 2009 marca el 60 aniversario de Averne en el negocio de la música. A la edad de 72 años, él es tan entusiasta y nivelado sobre su participación como siempre. El alcance de su carrera es notable. Comenzó a tocar en los hoteles en Catskills después del final de la Segunda Guerra Mundial. Ganó los dos primeros premios Grammy en la recién formada categoría de Música Latina con sus producciones de los clásicos álbumes de Eddie Palmieri. También fue responsable de las primeras grabaciones demo de una joven Madonna, y por firmarla en su primer contrato discográfico." (Fania.com

 

(1) Nota de la edición en Salsajazz