Una visita de Carlos Aranzazu a la tumba del cantante Marco Motroni en el 9/11 Memorial.

“…Porque después cuando yo me vaya que me echen tierra, que voy pal’hoyo”

 

Con mis amigos Mario Caicedo y José Arteaga solía reunirme los viernes por la tarde a escuchar música. Una de las adquisiciones de Mario que escuchamos alguna vez, recuerdo, al regreso de vacaciones, fue el LP de estreno de la Orquesta Novel Salud, Dinero y Amor. Desde allí me empezó a gustar mucho la Novel. Fan absoluto.

Yo que iba a imaginar, que en medio de 3.000 nombres tallados en el borde de la fuente de agua que adorna la entrada al 9/11 Memorial, en New York, iba a encontrar el de Marco Motroni, cantante de aquella orquesta. Y, debo decirlo, sin mucho esfuerzo. Casi fue lo primero que ví al llegar al monumento.

¿Qué es lo que está pasando Marco?. Es la frase que se escucha en la canción No me Regañes y Marco contesta:”…que la Novel está acabando”.

Proveniente de una familia italo-cubana, Marco Motronise había dedicado al canto, con la Típica Novel, una de las agrupaciones más representativas de la escena neoyorquina en los años 70, grabando para Fonseca y TR y en el 76 para Fania cuando empiezan a llamarseOrquesta Novel. Al lado de Felo Barrios y Alberto González, Motroni conforma el que, para mi , es uno de los mejores coros de la salsa. Una de las mejores voces charangueras sin duda.

Con el declive del sello Fania, Motroni se dedicó a las finanzas, como agente operador en la compañía Carr Futures que tenía sus oficinas en el piso 92 la torre norte de Wall Trade Center. Ese fatídico 11 septiembre de 2001 uno de los aviones impactó justo en ese piso.

Ese dia a las 8:45 de la mañana, mientras caminaba hacia la Universidad de los Andes donde debía dictar un curso de edición, no imaginaba que mi bella Sofia nacería un año después, el 9/11 de 2002, justo en medio del aniversario noticioso más conmemorado de lo que va del siglo XXI. Tampoco sabía que Motroni, uno de mis ídolos de la salsa había muerto allí.

Motroni retomó en No Me Regañes, esa frase de una canción cubana de “el día en que yo me muera, no quiero llanto, no quiero flores…” pero le llovieron por miles.

Fue revelador encontrar este pequeño homenaje en la Gran Manzana.

Dentro del museo 9/11 Memorial hay una sala donde hay información multimedia de cada uno de los fallecidos. Al buscar a Motroni nos dio fotos de sus viajes con la Novel a Panamá, su familia, y una en un estudio de grabación con audífonos y micrófonos. Pero el museo no permite grabar o fotografiar en esa sala.

Carlos Aranzazu

 

Para ampliar la información de Marco Motroni lee lo que escribió Carlos Aranzazu enSalsa Jazz.

Para saber más sobre la VIDA de Marco Motroni lee lo que escribió Rosa Marquetti en su blog Desmemoriados.

Para saber más sobre la MÚSICA de Marco Motroni lee el artículo del portal Herencia Latina.

Para dejar un TRIBUTO a Marco Motroni entra en su web póstuma.