Macabeo

Después de su exitoso álbum debut Salsa Macabra, la Orquesta El Macabeo sorprende otra vez con un coctel de humor y variedad tropical titulado El Entierro.

Crédito: Discos de Hoy

Si nos atenemos a lo anunciado el año pasado y el álbum El Entierro es la continuación del sonado debutSalsa Macabra, de la Orquesta El Macabeo, entonces todo lo que se dijo en aquel momento es verdad: son un grupo puertorriqueño de salsa funky nacido en el nororiente de la isla y que tiene como slogan "Somos rockeros con guille de salseros". Pero la verdad es que de continuación hay muy poco. El Entierro es abiertamente diferente de Salsa Macabra, porque lo funky tipo Brownout sólo está presente en el primero (El Sueño) de los ocho temas que componen un álbum.

Esos siete temas restantes van desde una guajira con variaciones swing (El Alacrán) hasta una cumbia con más aire de vallenato que de salsa (Cuto Medina), pasando por sonoridades que atraviesan diferentes épocas: la salsa tropical de Nelson y sus Estrellas en la Venezuela de los 70 (La Conga), o la nueva salsa de La 33en la Colombia actual (Fulana). A todo ello contribuye especialmente el teclado eléctrico de Aníbal Vidal Quintero, quien suele utilizar diferentes efectos, dotando de un matiz distinto a cada una de las canciones.

No es extraño que esto suene así porque la salsa de hoy esta construida por músicos provenientes de escuelas disímiles, quienes viven en una era global donde todo es susceptible de ser mezclado o adaptado. El propio Vidal, que es capaz de sacarse de la manga un solo de piano a lo Richie Ray en La Dieta (solo muy desaprovechado, por cierto, al acabar en fade), mantiene un proyecto musical paralelo a El Macabeo: El S, su seudónimo como intérprete de hip hop, y un reciente álbum a cuestas, El Dinero no se Acaba, Acaba con Nosotros.

Y allí en esa variedad, puede estar la única pista de continuidad de El Entierro con respecto al álbum anterior. De un disco concentrado en una única mirada, se pasa a este pleno de tendencias y posibilidades. Algunos críticos suelen llamar a esto madurez, pero en el caso de esta orquesta de Santa Cruz de Trujillo Alto, cuyo nombre deriva del plato típico de la región, es sencillamente opcional. Ellos quieren abrir camino y ver hasta donde pueden llegar. Y se intuye que lejos, pues el humor, que es su sello distintivo, lo mantienen vivo en sus intros (El Músico) y en sus vídeos (Cogiendo Pon).

José Arteaga.

Orquesta El Macabeo - Cogiendo Pon