Tite Curet AlonsoEl Banco Popular de Puerto Rico a través de su Fundación lanza el especial Sonó Sonó Tite Curet, un soberbio homenaje al compositor más importante que ha tenido la salsa.

Ante todo es bueno aclarar que homenajes a Curet ha habido muchos, pero ninguno con la amplitud y tecnología de este. El Banco Popular dejó el trabajo de producción en manos del colectivo multimedia Rojo Chiringa, famoso por sus realizaciones audiovisuales para Calle 13. La música fue arreglada y dirigida por José Lugo, Ricardo Pons y Omar Silva, aunque también intervino un viejo amigo de la organización, Ángel Cucco Peña. Todo ellos reclutaron una verdadera all stars para que respaldase a los músicos invitados. El resultado es un pack que incluye un cd con 18 canciones y un dvd con el making of de la grabación y diferentes testimonios recordando la vida y obra de Tite Curet Alonso.

Los artistas y canciones participantes son: Andy Montañez (Esto es el Guaguancó), Calle 13 feat Seun Kuti y Sammy Tanco (Sorongo: Congo), Cheo Feliciano (Barrunto), Fe Cortijo e Ismaelito Rivera & Rafy Cortijo y La PVC (Pa' los Caseríos), Cultura Profética (Franqueza Cruel), Danny Rivera (Mi Triste Problema), Jerry Medina & Roberto Roena (De Todas Maneras Rosas), Lalo Rodríguez & Truco y Zaperoco (Sobre Una Tumba Humilde/Plena pa'l Difunto), Plenazo Callejero (El Prestamista Live), Rubén Blades (Vale Más Un Guaguancó Live), Michael Stuart (Versos de la Calle), Tego Calderón (Con Los Pobres Estoy), Luis Daniel Colón (Andando La Tierra Mía), Yerbabuena (Cucubano), Viento de Agua (Plantación Adentro), Trina Medina (Lamento de Concepción), Yuba Iré (Las Caras Lindas) y La 33 (Marejada Feliz).

Llama la atención que algunas de las versiones originales de estos temas habían sido popularizadas por músicos que en este álbum cantan otras canciones. Por ejemplo, Cheo Feliciano hizo famoso Mi Triste Problema en 1971, bolero que ahora interpreta Danny Rivera. El mismo caso sucede con Franqueza Cruel, Sobre Una Tumba Humilde, Con Los Pobres Estoy, Plantación Adentro, Lamento de Concepción y Marejada Feliz. El único que repite canción es Rubén Blades, quien había interpretado Vale Más Un Guaguancó en 1975 con la orquesta de Ray Barretto.

Catalino "Tite" Curet Alonso ha sido el compositor más brillante y prolífico que ha tenido la salsa en toda su historia. Nacido en Guayama, Puerto Rico, en 1926, Curet fue proyecto de farmaceuta en la Universidad, dependiente del US Postal durante 36 años, redactor del diario La Prensa y promotor de Tico Records, antes de ingresar a los terrenos de la composición. El primer tema suyo que se hizo famoso fue Efectivamente, grabado por Joe Quijano en 1965. Tres años más tarde La Lupe interpretó los boleros La Tirana, Puro Teatro y Carcajada Final con la orquesta de Tito Puente. Desde entonces Tite no frenó su producción hasta tal punto que no hay un dato exacto del número de composiciones que realizó. Algunos hablan de 3.000 creaciones y otros de 1.200 registradas en todo el orbe.

Pero si importante es el volumen de su obra, más trascendente es la expresividad de la misma, dotada, además, de una tendencia hacia el compromiso social y la defensa de la raza. Anacaona, Juanito Alimaña, Isadora, Las Caras Lindas, Porqué Adoré, Los Entierros, Guaguancó del Adiós, Periódico de Ayer o La Esencia del Guaguancó son algunos ejemplos, aparte de los incluidos en Sonó Sonó Tite Curet.

Sin embargo, los últimos de su vida (falleció en Baltimore en 2003), Curet se los pasó revisando el valor de sus ganancias como autor. Un litigio entre La Asociación de Compositores y Escritores de Música de Latinoamérica, que tenía registradas sus canciones, y las emisoras de radio de Puerto Rico, que buscaban ser custodios de las mismas, hizo que su obra no se escuchara en su país y apenas seis años después de su muerte se consiguieron liberar 695 canciones. Por eso, este disco es visto por los llamados "Amigos del Tite" como una reivindicación.

El Banco Popular de Puerto Rico inició sus homenajes al cancionero de la música popular boricua en 1965 con el especial La Música de Rafael Hernández, una idea del entonces gerente Billy Carrión. 28 años después, el hijo de Carrión, Richard, sacó una serie dedicada, entre otros, a grandes compositores. Los fondos recaudados serán destinados a Fundación Banco Popular, que a su vez los destina a la educación musical de niños y jóvenes.

http://www.sonosono.com

José Arteaga.

¡Sonó, sonó... Tite Curet!