Patato y Totico"Pero, ¿dónde andabas, Gilda?, cuéntame tu vida, que yo te andaba buscando. Y Gilda me contestó: Glenn Ford, yo andaba con Roldán El Temerario en el callejón sin salida".

Si existe un top ten de canciones de música afrocubana en la historia, el guaguancó "En el callejón" debería estar allí. Lo compuso Eugenio Arango, mejor conocido como Totico, en 1967 (a lo mejor lo había hecho tiempo atrás) y lo presentó en sociedad el sello de jazz Verve en el mítico álbum Patato & Totico.

El 21 de enero de 2011 murió en su apartamento del Bronx a los 84 años, apagando la estela de una generación de grandes rumberos, pioneros en su estilo y vocación. Todo ellos arrancaron su andadura como músicos emigrantes en el Nueva York de los 60 de la mano de Arsenio Rodríguez y se movieron en un ambiente folklórico afrocubano, a mitad de camino entre el jazz latino y lo que posteriormente sería salsa. Rodríguez estuvo con Patato Valdés y Totico en aquella producción de Teddy Reig, al igual que Virgilio Martí, Papaito Muñoz, Cachao López y demás estrellas del sonido afro.

Totico, habanero como la mayoría de aquellos músicos, se dedicó a la santería y a la enseñanza de toques rituales más que a las grabaciones de música, aunque dejó algunas joyas como sus dos discos junto a Kako Bastar (Pa'Lante y Pa'Lante y La Máquina y el Motor), sus colaboraciones para Alfredo Rodríguez (Alfredo Rodríguez, Patato y Totico) y el irrepetible ensamble de 1992 Totico y sus Rumberos. La lista de sus alumnos, por ello, equivale a una all stars de la rumba: Jerry González, René López, Gene Golden, Milton Cardona, Eddie Bobé, Puntilla Ríos o Daniel Ponce.

Ellos entendieron las tres claves de la música de Totico, y por las cuales su fallecimiento ha dolido tanto a la comunidad de la salsa, del jazz y de lo folklórico: su respeto por las tradiciones religiosas, algo que mostró en el ritual Rezo Abacuá; su manera de adaptar a guaguancó sonoridades no caribeñas, como lo demostró en el exitoso Mais que Nada; y su sentido del humor, algo que realzó en el ya citado En el Callejón, donde también decía: "Pablo y Rebeca, Sansón y Dalila, los Tres Mosqueteros, Catalina la Grande, Ricardo Corazón de León, fijaron una cita en la frontera para conquistar el universo. El general murió al amanecer. La historia se escribe de noche".

Patato & Totico - En El Callejón