Fania all stars live at Red Garter -  vol1El Royal Roost estaba ubicado en el mejor sitio de Broadway, en Times Square a la altura de la calle 47. Monty Kay había adquirido el club cuando era un asadero de pollo, manteniendo su nombre, Royal Roost, Asadero Real. Los socios de Kay en el negocio eran Arthur & Bill Faden, Ralph Watkins, y un empresario judío que acabaría siendo vital para la industria musical, Morris Levy.

La experiencia de Kay como representante artístico fue fundamental para atraer al local a algunas de las luminarias del be-bop y del jazz afrocubano, y también lo fue el carisma de su maestro de ceremonia, Symphony Sid. Sid y Kay tuvieron entonces la idea de un nuevo proyecto: crear un sello discográfico para grabar a todos esos músicos que asistían al Roost. Para ello buscaron a un nuevo socio, Jacob Horowitz, un entusiasta promotor cuyo nombre estaría años después asociado para siempre a la Fania All Stars.

El Royal Roost Club acabó mimetizándose por obra y gracia de sus dueños en el Bop City Club de la 49 al oeste de Broadway a mediados de los 50. El Royal Roost sello discográfico duró hasta 1958 cuando Morris Levy lo compró para que hiciera parte de su emporio Roulette Records. Jacob Horowitz entró en aquella negociación y pasó de producir discos de jazz a producir discos de rock and roll. Pero he ahí que en 1959 un dj radial que promovía sus discos y del que era su manager, acabó en prisión. Fue el sonado caso de la payola, en el que Alan Freed fue condenado por aceptar dinero para promover sellos y artistas de rock and roll. Horowitz salió indemne del caso, pero Freed no tuvo más remedio que arruinarse para pagar la fianza y no volver nunca a trabajar en Nueva York.

Fania All Stars -  Sabor, sabor

Al iniciar la década de los 60, la compañía Roulette de Morris Levy ostentaba el máximo poder sobre la producción de discos de rock and roll y música latina en Nueva York. Casi todos los grandes hombres de la industria trabajaban para él y Horowitz era uno de ellos, sólo que ya no con ese nombre. Ahora se hacía llamar Jack Hooke, estaba residenciado en Queen y gozaba de excelentes contactos en el mundillo del espectáculo. Pero en poco tiempo todo aquel mundo de fastuosidad y éxito se vino abajo.

La primera señal de que algo iba mal fue el asesinato de Irving Levy en el interior del Birdland. Irving era hermano de Morris y el Birdland era la posesión más preciada de la familia. Ese crimen desató los rumores que vinculaban al dueño de Roulette con una de las Cinco Familias del crimen organizado en Nueva York. Y no de extrañar. Morris Levy pasaba mucho tiempo con Thomas Eboli, alias Tommy Ryan, caporegime de la organización del gran capo Vito Genovese, en ese momento en prisión.

Fania All Stars -  Me gusta el Son

Jack Hooke vio venir todo aquello y renunció. Montó la firma Cama-Deva Management y desde allí regentaba diferentes establecimientos cuyas licencias fue adquiriendo. El más llamativo de ellos estaba ubicado en el número 15 oeste de la calle cuarta, entre Mercer y Greenne, en pleno centro de la reconversión urbanística de Greenwich Village. El club en apariencia pequeño, podía albergar hasta 1.000 personas y recibía el nombre de Red Garter, La Liga Roja.

El Red Garter, en realidad, era una franquicia de una famosa cadena de bares-restaurantes de cocina cajun y ambiente dixieland con sedes en San Francisco, Chicago, Philadelphia, Detroit y New Orleans. Toda la decoración era en rojo, mesas de madera, sillas Thonet, lámparas de techo Tiffany, y para recrear el espíritu de los alegres años 20, un camión de bomberos modelo Ford-T convertido en escenario. Hooke le agregó unas fotografías de época sobre una pared recubierta en madera y una enorme figura de King Kong, aunque la película fuese de 1933.

En la medida en que los años 60 avanzaron, Hooke fue saliendo poco a poco de su hábitat y a finales de 1967 había aceptado un trabajo como promotor en la firma Dick Clark Productions. Al tener que viajar mucho a Philadelphia para manejar las agendas de Tom Jones y Diana Ross, Hooke se asoció con el promotor dominicano Ralph Mercado para que moviera un poco el Red Garter hacia una audiencia latina, que parecía ser bastante fiel y numerosa en aquellos tiempos.

Fania all stars live at Red Garter -  Vol 2Cuenta Jerry Masucci que estando de vacaciones en Acapulco, Hooke y Mercado lo llamaron para ofrecerle el Red Garter para hacer una descarga con los músicos de su cada vez más exitoso sello discográfico Fania Records. En realidad la pretensión de los dos asociados era meter en el escenario del club a cuanta estrella latina rondara por Manhattan, convocar a todos sus seguidores a ese macro-concierto y convertir al Red Garter en el local nocturno número uno del downtown para los latinos.

Masucci le trasladó la idea a su socio y director artístico Johnny Pacheco y este se encargó de ir cursando las invitaciones y cuadrando las agendas de los músicos de Fania, pero también de los músicos de los sellos Tico y Alegre Records que, por cierto, aún pertenecían a la red discográfica de Roulette y de otra compañía de Levy llamada Big Seven.

De esta forma una noche de octubre de 1968 llegaron al Red Garter los líderes de las orquestas de Fania: Johnny Pacheco, Ray Barretto, Larry Harlow, Willie Colón, Bobby Valentín, Joe Bataan, Monguito Santamaría, Louie Ramírez, Bobby Quesada y Ralph Robles. Y cada uno de ellos llevó a algunos de los miembros de sus respectivas agrupaciones. De manera que también acudieron Pete El Conde Rodríguez, Monguito Quian, Ralph Marzán, Adalberto Santiago, Orestes Vilató, Ismael Miranda, Héctor Lavoe, Marcelino Morales, Tito Ramos, José Mangual Jr., Larry Spencer, los hermanos Rivera y Roy Román.

Fania All Stars -  Kikapoo Joy Juice

Y luego llegaron los invitados: Tito Puente, Bobby Rodríguez y Santos Colón, Eddie Palmieri, José Rodrigues y Barry Rogers, Ricardo Ray, Bobby Cruz y Ray Maldonado, Jimmy Sabater y Dolores Brooks aka La La, famosa por haber sido integrante del grupo vocal femenino The Crystals. La La se había convertido al Islam con el nombre de Sakinah Muhammad, pero conservaba su nombre artístico para aceptar contratos como este. De hecho, ella más que una invitada, fue por contrato.

La La llegó al Red Garter por obra y gracia de Mercado, quien la vio cantando Acuarius durante el montaje de la ópera rock Hair, que pretendía llegar a Broadway y estaba haciendo el circuito off, obligatorio para cualquier obra. En diciembre de 1967 Hair se había presentado en un club de la calle 52 conocido como Cheetah y cuya programación llevaba Mercado.

La convocatoria fue un éxito, aunque hubieran tenido que cursar tantas invitaciones para músicos, y eso que algunos de ellos no subieron al escenario y, por ende, tampoco aparecieron en los créditos de la grabación que se programó. Johnny Pacheco ejerció como director de una all star que fue llamada Fania por obvias razones, y que se comportó en el Red Garter como si se estuviera haciendo una sesión de descarga. Años atrás, el hecho de no figurar como co-director de la Alegre All Stars fue uno de los motivos que llevaron a Pacheco a dejar el sello de Al Santiago.

Los músicos, por su parte, no se sintieron extraños. Las descargas de las all stars de Alegre y de Tico eran muy conocidas y algunos de ellos habían tocado en más de una sesión similar. Pacheco compuso cinco piezas con ese concepto: introducción, montuno y descarga con alternancia de improvisaciones. Una jam session con entrada pagada por cerca de 800 personas.

Fania All Stars -  Son Cuero y Boogaloo

Ray Barretto aportó un tema suyo (Son, Cuero y Boogaloo), Larry Harlow también (Noche), se usó un boogaloo de Charlie Palmieri (Kikapoo Joy Juice) y Ricardo Ray remató el repertorio con otro boogaloo que terminó siendo una variante de sus grabaciones recientes (Richie’s Bag). Pero todo de la misma manera, de modo que a pesar de que el show fue presentado por Symphony Sid como un concierto de la Fania All Stars, y Johnny Pacheco enumeró a los integrantes que arrancaron, al final acabaron tocando otros. El número Exit Theme culmina con un duelo de Pacheco en la flauta con Maldonado y Román en las trompetas.

Eso si, también hubo algunos temas preparados, tres para ser exactos. El primero fue Country GirlCity Man, una canción romántica de acento soul escrita por el músico y compositor pop Billy Vera y la cantante gospel Judy Clay. El tema estaba entre los 50 primeros de las listas de rhythm & blues y era muy popular por su emotiva letra, una especie de conversación cantada a dúo y que decía: “Yo nací en Nueva York. Yo nací en Georgia. Chica, tu eres muy linda. ¿No crees que deberíamos conocernos mejor?”.

La segunda canción era exactamente igual en su estructura: If This World Were Mine, popularizada un año antes por uno de los dúos estrella de la Motown: Marvin Gaye & Tammi Terrell. Pero mientras Country Girl – City Man triunfó en las listas de rhythm & blues, If This World Were Mine lo hizo en las de pop y de música afroamericana. Se cree que fue durante su grabación que la carismática cantante de Philadelhia comenzó a sentir los síntomas del tumor maligno que carcomería su cerebro. Tammi Terrell murió en marzo de 1970 con tan solo 24 años.

Fania All Stars -  Red Garter Strut

Finalmente, la tercera canción era una combinación de estándares soul y abordada como una jam para improvisación colectiva, titulada Red Garter Strut. Con esta y con las anteriores, quedaba demostrado que la intención de Masucci era darle una nueva línea de acción a Fania Records: soul y rhythm & blues. Por eso quería que Joe Bataan y La La cantaran juntos; pero la idea no funcionó, lo que en parte fue debido a la escasa acogida del álbum doble resultado del concierto y cuya grabación estuvo a cargo de Richard Alderson.

Durante 1968 Fania lanzó una veintena de álbumes y el menos exitoso fue precisamente el volumen 1 de Fania All Stars Live at the Red Garter, puesto en el mercado como una prioridad tres semanas después del show. Un poquito más vendedor, aunque no mucho, resultó el volumen 2, pero ello se debió a que salió a la venta justo antes de la navidad y con el tema coral Noche anunciado como canción navideña en la WEVD. Eso si, como la salsa aún no existía como nombre genérico, el álbum y todos los de Fania Records se presentaban en sus comunicados de prensa como discos de latin soul.

Fania All Stars -  Noche

El Red Garter seguiría presentando shows en vivo en los siguientes años, y algunos de ellos llegaron a ser grabados como el concierto de Sun Ra en julio de 1970. Pero con el alejamiento definitivo de Jack Hooke (que acabaría trabajando para Ralph Mercado), el club desapareció de la escena neoyorquina, siendo vendido a Allan Pepper y Stanley Snadowsky, quienes montaron allí un club aún más famoso, el Bottom Line. Masucci, entre tanto, no desistió de la idea de la Fania All Stars. Tres años después, con el catálogo de artistas mucho más manejable para sus intereses, tuvo la ocasión de dar la campanada en el Cheetah. Pero esa es otra historia.

La Hora Faniática – Especial Live at the Red Garter: Viernes 15 y 22 de junio, de 22:00 a 23:00 <-1h GMT> en www.gladyspalmera.com

José Arteaga.