Ismael QuintanaEn el concierto del 12 de marzo (2009) se vivieron dos momentos separados, uno para las leyendas de Fania y otro para Santana.

El puertorriqueño Aldalberto Santiago, el vocalista más reconocido en la primera orquesta del fallecido percusionista Ray Barreto, dijo la frase de la noche: "Mientras haya un colombiano, la salsa vive".

La emoción fue igualada con la presentación de Cheo Feliciano, quién dedicó al recién fallecido Ralph Mercado, 'Sobre una tumba humilde', tema original de Tite Curet Alonso.

Continuó con 'El Ratón', en la que el público reclamó a Santana (en la versión más conocida tocaba el solo de guitarra su hermano "El Malo"), pero finalmente no sucedió. Fue Luis García quien interpretó el solo de guitarra.

Andy Montañez cantó 'Un verano en Nueva York'.

Con dificultad al moverse y con una voz intacta, Ismael Quintana no pudo disimular el paso de los años. 'Adoración y Debilidad', temas que intepretara originalmente con la Orquesta "La Perfecta" de Eddie Palmieri y Fania All Stars respectivamente.

La base musical corrió a cargo del violinista Alfredo de la Fe, el pianista Papo Lucca, el bajista Bobby Valentín, el bongosero Roberto Roena y Luis García, quien acompañó al flautista Johnny Pacheco en la dirección general.

En el cierre de Richie Ray y Bobby Cruz iniciaron su tradicional Jala jala, pero inconvenientes técnicos los hicieron sonar mal. Así, a las 9:05 de la noche, terminó la intervención salsera, sin que la exitosa pareja se despidiera de su público.

El público quedó esperando y pidiendo más de las leyendas, en lo que pareció un muy corto concierto y en el que no se vieron a todos los cantantes juntos como en otras ocasiones. Y en el que no se dió el tan esperado toque de Santana con las leyendas de Fania.

El turno de Santana

Tras más de media hora de espera, Santana comenzó emulando el gran festival de rock de Woodstock. Luego sus interpretaciones tomaron un tono más espiritual, en consonancia con sus canciones más emblemáticas.

Con un concierto dedicado a las mujeres, conquistó a los bogotanos en una de las noches más esperadas de los últimos meses. Los mejores de la salsa y el rock unidos en un mismo escenario.

Con información de "eltiempo.com"