Comparte
Pin It

BelalcazarPor Carlos Aranzazu especial para SalsaJazz.

Recuerdo una época muy especial en Cali. "Caravana", una taberna del barrio Colón. En esas imágenes que quedan en la memoria, mientras canto y golpeo la mesa, escucho "No me conoces", de Bobby Valentin. A principios de los 80´s, allí sonaba música de estreno que ahora es salsa clásica.

Comparte
Pin It

Ruben BladesPOR Daniel Domínguez Z. y Roxana Muñoz.

Publicado en suplemento MOSAICO, (Diario LA PRENSA), Panamá, ciudad de Panamá, Domingo 5 de octubre de 2008.

Comparte
Pin It

Por si fuera poca la disputa por definir al término "Salsa", y si lo que conocemos como "Salsa" realmente es "Son", Fernando Casado, investigador dominicano, publicó en abril de 2007 un texto donde afirma que el Son fue creado en Dominicana y llevado a Cuba por las hermanas Ginéz en 1580.

Título del artículo original: El son es cubano, pero también es de aquí
Autor: José G. Guerrero - 4/15/2007
Publicado en Santo Domingo en Listin Diario en abril de 2007.

Comparte
Pin It

El baile nace de la música y se nutre a través de ella; aún más, el baile existe porque existe la música. Esta verdad tan tremenda inspira otra verdad implacable: para aprender a bailar hay que saber escuchar la música. Hay dos formas de hacerlo.

Comparte
Pin It

Por Cristóbal Díaz Ayala

A los primeros también suele llamárseles músicos de atril, o músicos que leen música, pues precisamente en el atril es que se coloca la partitura que debe leer e interpretar el músico. A los segundos se les llama también músicos de oído (como si los demás no lo tuvieran).

Comparte
Pin It

Por: Juan Marinello (La Habana, Cuba)

La presencia de Federico García Lorca era como la evidencia y la fatalidad de su poesía. Aquella irradiación de niñez defendida, aquella sabiduría inspirada, aquella secular y naciente alegría no podían desembocar sino en su poema y en su farsa. Nunca he tenido ante un escritor tan clara revelación de que había nacido para darnos la obra que le conocíamos y la certeza de que su llegada al mundo se justificaba con ello. De ahí que no pueda imaginarlo, leerlo, sino en el asombro infantil de la propia pena, que fue su mayor encanto.

Comparte
Pin It

Los días cubanos de Federico fueron sedientos y desbordados. Quería entenderlo todo, absorberlo todo. En Cuba, como anotó Ángel del Río, se sentía liberado de la cárcel neoyorquina y había vuelto a encontrar el sol, la luz y la alegría... Había dialogado a campo traviesa con las gentes del pueblo en la aldea y en la ciudad. Se había metido en las cadencias negras y en la risa de los niños, había recorrido las estaciones de las iglesias habaneras el viernes santo de 1930; había oído aquí la música y la palabra de Serguei Prokofiev; se había inclinado con limpia avidez sobre la obra de los creadores jóvenes. Había entrado con asombroso entendimiento en lo cubano.

Comparte
Pin It

Por: Guillermo Rodríguez Rivera • La Habana

Una importante zona de la obra poética de Federico García Lorca está inscrita en esa corriente de la poesía contemporánea en lengua española que se llama neopopularismo. Nadie duda que sí Marinero en tierra, que Rafael Alberti edita en 1925, es el libro que inaugura la presencia de la corriente entre los poetas de la generación española del 27, Romancero gitano, de 1928, es el más exitoso de sus poemarios.

feed-image Contenido